Qué hacemos > Alzheimer

La Enfermedad del Alzheimer

Cuando se establece el diagnóstico de Alzheimer, comienzan los cambios en las familias, pero lo más difícil, es el período de incertidumbre, desde que sospechas que algo le pasa a tu familiar, pasando por "posible Enfermedad de Alzheimer (EA)", a diagnóstico EA. La EA comienza mucho antes de que se establezca el diagnóstico, sucede antes de que ocurra la demencia, pues el acúmulo del depósito de amiloide empieza 10 años antes. Existe una forma de analizar este acúmulo, y es a través de una punción lumbar, obteniendo un análisis de marcadores biológicos en líquido cefalorraquídeo. O con PET-amiloide. De esta forma, se sale de la sospecha en esa fase de probable Alzheimer, o para cuando una familiar de alguien con la EA empieza a tener síntomas.

A pesar de que la enfermedad se describió por primera vez hace más de un siglo, van surgiendo estudios temporalmente que hipotetizan la verdadera causa. Así como la reciente publicación de los investigadores del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de la presencia de micosis diseminada en el Sistema Nervioso Central, es decir, hongos, y son diferentes hongos en un mismo paciente.

El síntoma principal son los fallos de memoria, pero también son síntomas las desorientaciones, pérdida de concentración, falta de toma de decisiones, de iniciativa, ser incapaz de tener responsabilidades, cambios de humor sin razón aparente, actuar como si viviese en un tiempo pasado, dificultades en el lenguaje, signos de depresión y pérdida de interés por sus aficiones. Es importante diferenciarlo de vejez normal, en la que hay olvidos, pero son detalles. Mientras que en el Alzheimer el olvido contempla el contexto entero.

Una variante es el Alzheimer precoz, que como su apellido indica sucede antes de los 65 años y sus síntomas principales no siempre son los fallos de memoria. Un tercio de los casos debuta con trastornos en el comportamiento y disfunción ejecutiva, lo que hace que se le diagnostique con otro trastorno.